ROMANCES

Los romances son poemas narrativos sobre temas variados que se popularizaron en la Edad Media. Pertenecen a la tradición oral. 

Constan de grupos de versos octosílabos en los que los pares riman en asonante, palabras en las que coinciden las vocales acentuadas de cada sílaba a partir de la última vocal tónica. Ejemplo:

A las puertas del palacio
de la señora de bien,
llegan siete caballeros, 
siete semanas después.

Los juglares solían ser los encargados de transmitirlos, de pueblo en pueblo, (contándolos y/o cantándolos, y, en ocasiones, acompañándolos con algún instrumento musical). 

Estos hombres eran artistas ambulantes que, a cambio de comida o de dinero, mostraban espectáculos en las plazas públicas, en fiestas y en banquetes.
____________________________


Tú también puedes escribir tus propios romances sobre hechos que hayan ocurrido o que te inventes. 

Anímate y envíame tus textos para que puedan leerlos todos.

 ____________________________


"ROMANCE DE ROSALINDA"

A las puertas del palacio
de una señora de bien, 
llega un lindo caballero 
corriendo a todo correr.

Como el oro es su cabello,
como la nieve, su tez;
sus ojos como dos soles
y su voz, como la miel.

Dame la mano, dame la mano
y la flor que te doy, mi amor. (Estribillo)

- Dios os guarde, mi señora.
- Caballero, a vos también.
- Ofrecedme un vaso de agua,
que vengo muerto de sed.
- Tan fresca como la nieve,
caballero, os la daré,
que la cogieron mis hijas
al punto de amanecer.

Dame la mano, dame la mano
y la flor que te doy, mi amor. (Estribillo)

- ¿Son hermosas vuestras hijas?
- Como un sol de Dios las tres.
- Decidme, ¿cómo se llaman?, 
si en ello gusto tenéis.
- La mayor se llama Elena,
y la mediana Isabel,
y la más pequeña de ellas
Rosalinda la nombré.

Dame la mano, dame la mano
y la flor que te doy, mi amor. (Estribillo)

Decid a todas que salgan,
que las quiero conocer.
- La mayor y la mediana
al punto aquí las tendréis.
Rosalinda, caballero,
ruego a vos la perdonéis;
por vergüenza y cobardía
no quiere dejarse ver.

Dame la mano, dame la mano
y la flor que te doy, mi amor. (Estribillo)

- Lindas son las dos que veo,
lindas son como un clavel,
pero más linda será 
la que no se deja ver.

Dame la mano, dame la mano
y la flor que te doy, mi amor. (Estribillo)


A las puertas del palacio
de la señora de bien,
llegan siete caballeros, 
siete semanas después.

- Preguntadme, caballeros,
yo os sabré responder.
- Tres hijas como tres rosas
nos han dicho que tenéis,
la más pequeña de todas
sin temor nos la entreguéis,
que en los palacios reales
va a casarse con el rey.

Dame la mano, dame la mano
y la flor que te doy, mi amor. (Estribillo)




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada